Fidel Castro: un pensamiento en pos de la soberanía alimentaria

Solapas principales

Compartir en las redes sociales
Por: 
Grupo Web

La autosatisfacción alimentaria fue una de las prioridades del naciente gobierno revolucionario liderado por el eterno Comandante Fidel Castro desde su asunción al poder en 1959. Y fue en el diálogo con aquellos que conocían los secretos de la tierra mejor que nadie donde la Revolución encontró el camino más eficiente a seguir.
Muchos son los referentes históricos que recogen el accionar del eterno Comandante en alguna faena agrícola o en apasionado diálogo junto a campesinos que finalmente terminaba convirtiéndose en capacitaciones de lujo, donde el líder revolucionario exponía un cúmulo de ideas sobre su visión de la función social de la agricultura dentro de la Revolución.
Ya en el visionario programa del Moncada, Fidel apuntaba a la necesidad de dar solución al problema de la tierra en Cuba como única forma de lograr autosatisfacernos alimentariamente. Por esa razón, ya antes del triunfo revolucionario, potenciaba el valor del campesinado escuchando sus criterios en el Congreso Campesino en Armas, presidido por Raúl Castro como representante de un Ejército Rebelde que se comprometía así con el sentir de aquellos dedicados a las labores de la tierra.
Posteriormente, y ya en tiempos de Revolución, en la clausura del III Congreso de la ANAP el 18 de mayo de 1967, nuestro Comandante Eterno expresaba: ¨ Han transcurrido un poquito más de ocho años desde el triunfo de la Revolución, y creemos que después de ocho años tanto ustedes los campesinos, como nosotros los dirigentes de la Revolución, estamos en condiciones mejor que nunca de hablar y de entendernos. Porque los campesinos saben ya de Revolución mucho más de lo que sabían hace ocho años, y los dirigentes de la Revolución sabemos un poquito más de agricultura de lo que sabíamos hace ocho años¨.
Nunca ha sido fácil para nuestra Isla mantenerse en el camino de autosatisfacer nuestra alimentación a través de una gestión agrícola eficiente. Como una espada de Damocles, cada gabinete de los Estados Unidos ha tratado de ahogar cada uno de nuestros esfuerzos.
Hoy la agricultura cubana se enfrenta a grandes retos en pos de mantener una soberanía alimentaria que decidimos fomentar desde la llegada de Fidel al poder y más que nunca se hacen vigentes sus reflexiones en aquel III Congreso de la ANAP cuando expresaba: "A los yankis hay que darles duro en muchas cosas, ¡Pero también hay que darles duro en la agricultura! Darles duro en la agricultura a los yankis es derrotar el arma principal, o una de las armas principales, que ha estado empleando contra nuestra Revolución, que es el arma del bloqueo económico, es decir, el arma del hambre.”
Hoy, a 93 años de su natalicio, mucho hay hacer para mantener lo logrado y avanzar mucho más en el camino trazado por aquel visionario. El mejor homenaje que pueda tributar la agricultura cubana al líder histórico de la Revolución cubana es mantener ese eterno y productivo diálogo entre campesinado y gobierno y lograr que cada hombre o mujer que trabaje la tierra tenga en cuenta que, como dijera Fidel el 18 de diciembre de 1966: “Lo que nosotros esperamos de ustedes —naturalmente que con la ayuda de la Revolución, con el máximo de ayuda por parte de su gobierno revolucionario— es que le demos un impulso técnico a la agricultura, que hagamos cosas racionales, que tengamos presente los intereses del país, que actuemos como verdaderos revolucionarios, que profundicemos la conciencia, que censuremos al que especula, que luchemos contra el que introduce los vicios , introduce la holgazanería en el seno de los campesinos”.

Publicado: 
Martes, August 13, 2019 - 08:00

Nuevo comentario

Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que ve en la imagen.